Tag: apple

¿Por qué mi próximo celular no será un iPhone?

maxresdefault

Mi primer acercamiento como cliente de la marca Apple fue por ahí del 2009 cuando trabajaba en una agencia de Diseño Web, al ser esta una empresa enfocada al diseño era de esperarse que gran parte del equipo fuera Mac, por mi parte estaba obsesionado con el sistema operativo Ubuntu que también estaba teniendo un importante boom pero en una comunidad más pequeña de geeks y personalmente tenía una laptop marca Toshiba con Windows la cual había formateado tantas veces debido a los virus que ya había ideado un método para borrarla toda y dejarla como nueva en menos de una hora. Por supuesto tenía Ubuntu como Sistema Operativo secundario el cual usaba principalmente para temas de Seguridad Informática(que era uno de mis hobbies) y experimentar en general.

En algún punto de aquel año fue momento de cambiar de computadora y ya me habían convencido de que era tiempo de cambiarme a Apple, el sistema operativo tenía todas las funciones que me encantaban de Ubuntu(esta hecho sobre UNIX), tenía integrada la posibilidad de instalar Windows (por si acaso llegaba a necesitarlo) y sobretodo hay que decirlo: estaban de moda.

Mi primer laptop fue una MacBook Pro y aunque al principio fue difícil la adaptación este equipo me enamoró, los virus ya no eran un problema, nada de formatear la computadora, en general todos los programas que usaba corrían mejor (o eso me hacían sentir), tal vez pagué el doble por una computadora pero el software era mejor y más barato y sobretodo este no era un equipo desechable: me duró casi el triple tiempo(hasta que me lo robaron), por otro lado entendí esta obsesión de Apple por el diseño: cuando pasas gran parte de tu día en tu computadora el diseño importa e importa mucho.

En fin… para no hacer la historia más larga después de mi excelente experiencia sumada a la suma de innovación/mercadotecnía de Apple que vino en los próximos años me convertí en uno de esos odiados fánaticos ciegos de Apple. Sin darme cuenta compré literalmente todo lo que vino después, iPods, Apple TV, iPad y por supuesto casi todas las generaciones de iPhone en las cuales gasté tanto dinero que prefiero no hacer las cuentas.

Como “Apple Fanboy” nunca falta ese que quiere demostrarte que su Samsung Galaxy es lo mejor que le ha pasado y no hay que ser ingeniero en sistemas para darte cuenta que efectivamente es un celular más barato, más rápido, tiene mejor pantalla, mejor cámara, más funciones, etc. pero precisamente en esos argumentos radica el problema de la competencia: se han enfocado más en hacer más cosas que Apple que en realmente hacerlas mejor, por ponerles un ejemplo muy simple: en una ocasión hice una llamada desde un Samsung Galaxy y al terminar la llamada tenía tantas opciones en la pantalla que no encontré rapidamente como colgar la llamada y preferí pasárselo al dueño para que el colgara por mi, seguramente si le hubiera dedicado unos segundos más lo hubiera logrado y tal vez no poder colgar rapidamente una llamada no es la gran cosa pero me parece que esto representa perfectamente un problema: al fin y al cabo es un celular, su función principal es hacer y colgar llamadas y lo han saturado de tantas cosas que ya no se puede hacer bien, de que me sirve pasarte una foto “chocando celulares” yo lo que quiero es hacer llamadas, contestar mis correos, leer mi agenda, estar en contacto con mis amigos, etc. Es decir lo que hace mejor el iPhone que su competencia, para mi gusto, no es el hacer más cosas sino el hacerlas mejor.

Ok ok entonces… ¿Si me gusta tanto el iPhone, por qué ya no comprarlo?

En Apple cuidaron tanto el detalle de todo lo que hicieron, que creo yo su principal cualidad ya no era la innovación sino haber consolidado un dispositivo que había logrado resolver prácticamente todas mis necesidades reales mejor que nadie más.

¿Pero qué ha pasado con Apple en los últimos años? En mi opinión olvidó cual era su esencia y cayó en el juego de la competencia, es decir, si Samsung tiene pantalla grande saca una pantalla grande, si tiene un SmartWatch también saca su propia versión y pareciera que al tener más productos esta descuidando esa atención al detalle que caracterizaba a Apple y a cualquier artículo de lujo, los últimos teléfonos se han vuelto desechables y la compañía parece no querer resolver los problemas reales (la batería por ejemplo).

Con algunos amigos bromeo y digo que parece que Apple manda un bot cada que va a sacar un nuevo producto para que el viejo deje de servir. La mayoría de la gente a mi alrededor ha llevado su iPhone a garantía más de una vez con el miedo(bastante real por cierto) de que no les apliquen la garantía porque tiene un golpecito en la esquina y ahí es cuando yo me pregunto: ¿De verdad vale la pena pagar $14,000 MXN por un celular para que se me descomponga a los 3 meses y no me lo cambien porque tiene un golpecito? ¿Saben qué? No gracias.

En resumen: Si Apple va a sacar un celular(o cualquier otro dispositivo) parecido al de la competencia cuya principal diferencia es la manzana en la parte de atrás mejor me voy por la competencia, al fin y al cabo sus celulares son más baratos, más rápidos, tienen mejor pantalla, mejor cámara y más funciones.